Inicio / INTERNACIONALES / En pleno aumento de casos de coronavirus, California reabre las escuelas primarias

En pleno aumento de casos de coronavirus, California reabre las escuelas primarias

Con estrictos protocolos, los niños de hasta 12 años vuelven a las clases presenciales educativas. Los estudiantes de secundaria continúan con la modalidad de aprendizaje online.

En la última semana, los contagios de Covid-19 aumentaron un 35% al pasar de 4500 casos diarios a más de 4900. También subió el número de víctimas fatales un 3%. Pese a este escenario, de manera optativa y en las áreas de menor riesgo varias escuelas para niños de hasta 12 años comenzaron a dictar clases presenciales educativas en California, siguiendo un nuevo protocolo de seguridad para evitar la propagación del temido virus.

Mientras tanto, los alumnos de secundaria, mayores de 13 años, permanecen con la modalidad de aprendizaje online porque las autoridades educativas y sanitarias consideran que a partir de esa edad las probabilidades de enfermarse son mayores. Las familias que aún no se sientan seguras de que sus hijos asistan a las escuelas, pueden optar por continuar con la enseñanza virtual.

El 27 de octubre se reportaron al menos 80 nuevas muertes por coronavirus y 4.928 nuevos casos en California. Durante la semana pasada, hubo un promedio de 4.505 casos por día, un aumento del 35 por ciento del promedio dos semanas antes, según una base de datos del diario New York Times.

En total, hasta el miércoles por la mañana, hubo al menos 918.600 casos y 17.478 muertes en California desde el comienzo de la pandemia.

“Es difícil saber cuántas escuelas primarias se encuentran abiertas en este momento, ya que si se detectan casos positivos de coronavirus, cierran inmediatamente”, explicó un colaborador de la Biblioteca Pública de San Francisco (San Francisco Public Library), y además señaló que “la reapertura es compleja porque depende del color del mapa en donde el establecimiento educativo está ubicado”.

Por “mapa”, se refiere al nuevo sistema para contabilizar casos de COVID-19 que implementó el departamento de Salud de California. A cada condado se le asigna un color, del amarillo al purpura, para indicar las actividades que pueden retomarse con ciertas restricciones sin poner en riesgo la salud de los ciudadanos.

Los condados amarillos y naranajas pueden dictar clases en persona; los rojos, solo si se mantienen en ese color durante más de 15 días; mientras que en los púrpuras, las escuelas se mantienen cerradas. Una vez por semana se cuentan la cantidad de casos positivos y en base al número obtenido, los condados pasan de un color a otro o se mantienen en el mismo.

“Muchos padres eligen que sus hijos tomen clases online para preservar la salud de toda la familia”, aseguró un maestro de Primaria del condado de San Joaquín, y a su vez destacó que la actividad en el aula no es como era antes, ya que “no podemos acercarnos o caminar alrededor de los pupitres como hacíamos, pero se busca que todos los alumnos continúen participando de la actividad escolar, ya sea en forma remota o presencial ”.

La nueva dinámica
Para volver a dictar clases en persona, las escuelas tuvieron que adherirse a un nuevo protocolo que exige un máximo de 15 alumnos por grado. Esto significó organizar a los alumnos en dos grupos, un día uno recibe clases online y el otro en el aula. Cabe destacar, que a diferencia de Argentina hay más de un maestro por cada división.

Las nuevas medidas incluyen tomar la temperatura en cada ingreso, utilizar tapabocas, mantener una distancia social de 6 pies (casi 2 metros) y contar con recursos necesarios para una correcta higiene como jabón y alcohol en gel. El personal educativo es testeado en su totalidad cada dos meses, o en grupos de 25% cada dos semanas.

Si se detecta que el 5% de la población estudiantil de una escuela es positiva, se suspenden las clases en persona. Además, si se registran más del 25% de establecimientos con Covid-19 en un mismo condado, la región pasa automáticamente al color púrpura y por lo tanto todos los establecimientos vuelven a la modalidad online.

Para evitar la aglomeración de alumnos, los comedores y cafeterías no están habilitados y los alumnos deben tomar sus alimentos en el aula o en espacios al aire libre para evitar cualquier riesgo.

Lograr la igualdad en el acceso
Al igual que en Argentina, muchos alumnos sufren la problemática de no tener acceso a los materiales necesarios para aprender en forma online. Hace unos meses se viralizó la foto de unas niñas utilizando la conexión de internet de un local de comida rápida para poder hacer la tarea.

En la ciudad de Salina, dos niñas utilizan la conexión de internet gratuita de un local de comida rápida para terminar sus deberes.

Antes de la pandemia, muchas familias de escasos recursos retiraban alimentos directamente de las escuelas. Para garantizar que sigan recibiendo ayuda, se dispuso la entrega directamente a los hogares.

La inclusión educativa es siempre una asignatura pendiente en la mayoría de los países del mundo. La aparición del Coronavirus significó repensar las políticas de enseñanzas para evitar ensanchar aún más la brecha de desigualdades.

(*) Noelia Lilli es argentina, periodista y vive en San Francisco desde 2017.

Compruebe también

Joe Biden sufrió «fracturas mínimas» tras caer cuando jugaba con uno de sus perros

Joe Biden sufrió «fracturas mínimas» tras caer cuando jugaba con uno de sus perros

El presidente electo de Estados Unidos sufrió un accidente. Deberá usar «una bota para caminar …

Tabaré Vázquez sufrió en las últimas horas una desmejora pero se mantiene «lúcido»

Tabaré Vázquez sufrió en las últimas horas una desmejora pero se mantiene «lúcido»

El ex presidente de Uruguay sufrió una recaída por el cáncer que lo aqueja hace …

Déjanos tu comentario